Paisaje

La Fageda d’en Jordá. Enric Rubió

En el estudio de la historia del arte, el Paisaje da nombre al género pictórico que representa escenas de la naturaleza, tales como montañas, valles, árboles, ríos, bosques, …
Casi siempre se incluye el cielo (que recibe el nombre técnico de celaje), y las condiciones atmosféricas pueden ser un elemento importante de la composición.
El paisaje fue adquiriendo cada vez más relevancia, desde su aparición como fondo de escenas de otros géneros (como la pintura de historia o el retrato) hasta constituirse como género autónomo en la pintura holandesa del siglo XVII. También es un motivo esencial para la pintura japonesa.

Desde otro punto de vista, referido al tema que se representa y no tanto a la manera en que se trata, cabe diferenciar entre:

Paisajes fluviales, composiciones con ríos o riachuelos.

Paisajes naturales, representan parajes de ambientes tales como bosques, selvas, desiertos, arboledas y otros estados del territorio sin la presencia del ser humano.

Paisajes costumbristas, son aquellos que simbolizan costumbres y tradiciones de lugares específicos

Paisajes urbanos, donde se muestran ambientes de ciudades.

Paisaje onírico, en composiciones parecidas a los paisajes (generalmente surrealistas o abstractos) que buscan expresar la visión psicoanalítica de la mente como un espacio tridimensional.